lunes, 16 de marzo de 2009

!!!Suave que voy en bici!!!


Por Dicha hoy no tengo clases, y he avanzado bastante en la investigacion final para uno de los cursos de la U. Acontinuacion otra de mis historias de cuando repartia pollo en bici, ya habia contado una.

Esta historia se desarrolla en San Jose, San Pedro; por la entrada de la calle de la amargura hay una venta de pollo, yo trabajé alli como 3 meses, pues el mae que le ayudaba al administrador se enfermo, y me tocó a mí hacerle la incapacidad.

El administrador era vecino mio, de hecho, yo no sabia que vivia cerca de mi casa hasta que él me contó, tambien me contó que conocía a mi tata, ya que frecuentaban la misma cantina. Ese compa era colombiano, muy serio, muy callado, estricto y correcto en las varas del brete. A veces lo odiaba por serio y por tener la capacidad de no decir palabra alguna por horas.

!!!Ahi en ese lugar me tocó duro la pedaleada!!, todos los dias me tocaba coger la bici y jalar a dejar pollo, lo bueno es que agarré muy buena condicion fisica y estaba mucho mas delgado, pura fibra.

A pesar de transitar todos los dias por la calle de la amargura, nunca se me ocurrio ir alli a tomar birrita, ni siquiera para la hora del almuerzo, lo que si me encantaba era ir a comprar pizza para el almuerzo, pizza buena, rica, barata.

Mall San Pedro; restaurante Orient King y otro que vende frutas y esas vainas. Esos dos lados me tocaba ir a dejar pollo o huevos, la canasta de la bici iba hasta la gorra, 40 kilos de peso. Me iba pegado a los frenos; muy peligrosa la rotonda de la Hispanidad, la venida era igual de peligrosa, tenia que ponerle a la pedaleada ahi en la rotonda, sino los carros me pasaban por encima, recuerdo un toque que iba yo en bici, iba de vuelta, no sé como llegue al carril del centro de la rotonda, luego me meti al de adentro..... no sabia que hacer, entonces le daba duro a la pedaleada, por que sentía que los carros me iban a pasar por encima, decidí detenerme para pensar como salia de ese carril, entonces me quede un rato en los jardines de la fuente, y cuando casi no habian carros tome la bici y jale, puto susto esa vez.

Me tocaba ir a repartir pollo a todas las facultades de la UCR, pero como no habian empezado clases casi no habia estudiates, pasaba por Sociales, Generales, Economia. Es por eso que no pueden decir que yo no tengo carrera universitaria.....plop!!!

Lo peor de todo esto es que el administrador no conocia donde quedaban los sitios donde compraban pollo, entonces el primer pedido de Los Antojitos, yo le pregunte al compa ¿donde entrego este pollo? y él me responde, diay coja ahi pa bajo...... Asi o mas feo. Pero yo me la jugué bonito, preguntando se llega a Roma.

Los viajes mas largos erán a un restaurante que se llama "Le Chandellier"(el candelabro en frances), este era de casi todos los dias, "Donde Carlos parrillada", todos los sabados, Esos quedan ubicados por los Yoses. Una soda que hay por la ULetrina y una panaderia por el Mas por Menos, esos eran de los viajes en bici mas cansados, mas largos, una vez la gente de esa panaderia me regalo un queque, diay yo venia como loco con esa vara, lo comparti con el compa colombiano y lo demas me lo traje pa la choza.

A grandes rasgos ese fue un periodo de mi vida, lo que mas disfrute de ese tiempo era viajar en el bus de UCR-La liga, que buenas dormidas me pegaba.

Ahora, el mae que administraba esa vara jalo para Colombia, un dia voy a pasar por ese lugar y recordar viejos tiempos.

Eso fue hace 5 años. fue de los primeros bretes que tuve. siempre es tuanis recordar esos años de juventud.....


3 comentarios:

el culé dijo...

Jueputa mae, duro el brete, riesgo latente de atropellos y todo. Siempre los primeros bretes de uno son una cagada jeje.

Vacilón el post.

Puta Desgraciada dijo...

Ja jaaaaaaaaa y no tenes una fotillo para reirme...

Pura fibra... Ja jaaa

GAlcidesS dijo...

Estuvo bueno...
Yo bretié en una verdulería, como dependiente, a los 15 años, una vez le cobré a una gente más por unos kilos de producto pero esra porque no sabía que habían bajado el precio, era divertido atender a la gente, pero definitivamente no era lo mío.
También trabajé repartiendo pescado a varias sodas en varios negocios, uno de ellos era el Banco Nacional, era lo mejor subir en ascensor hasta la soda, cobrar y bajar de nuevo.
También en la fábrica de envases que queda a mano derecha cuando uno va para Heredia, ahí íbamos a dejar producto.
Por supuesto que había que madrugar a las 4:00 am a comprar la mercadería, pero era divertido.